Archivo del sitio

Beneficios de jugar en el parque

Jugar en el parque tiene beneficios en la salud y desarrollo de los niños_pucherines.com

Llevar a los niños al parque para que jueguen es beneficioso para su desarrollo tanto psicomotor, social y afectivo, pero también es beneficioso para su salud y rendimiento escolar. Jugando en el parque estimulamos la socialización, el lenguaje y la gestión de emociones. El desarrollo psicomotor se fomenta especialmente, puesto que el juego que se realizará en el parque implica en su totalidad una actividad física, imprescindible en una vida saludable. Por ello el parque debería formar parte de la rutina diaria del niño desde edades tempranas.

En el parque el niño aprenderá mientras juega habilidades motoras básicas como saltar, correr, trepar, agacharse, girar, balancearse o mantener el equilibrio. Habilidades que le permitirán ir adquiriendo un mayor control de su cuerpo y realizar actividades cada vez más complejas que impliquen un mayor control del equilibrio, coordinación y orientación espacial. Controlar su propio cuerpo le proporciona  mayor autonomía, reforzando  su autoestima y motivándoles a superar nuevos retos y conseguir nuevas habilidades y destrezas.La actividad física que realizarán los peques en estos espacios de juego les ayudará a mantener un peso saludable, a estar más relajados y por tanto a dormir mejor y rendir en el colegio.

El parque es un lugar fundamental para que tus niños jueguen desde pequeñitos. En una sociedad en la que el juego al aire libre y dinámico ha disminuido y ha sido sustituido en la mayoría de los casos por la actividad sedentaria  y los juegos tecnológicos en casa, haz del parque una parada casi diaria.  Sus beneficios se verán reflejados en el desarrollo y salud de tu pequeño.

Anuncios

La playa, un lugar mágico para los sentidos de nuestros niños.

La playa, despertando los sentidos_pucherines.com

La playa se convierte para los niños en un lugar mágico donde jugar con la naturaleza y estimular sus sentidos.  Y es que la estimulación de los sentidos es fundamental para el correcto desarrollo del niño, ya que son la vía de entrada de  información de todo lo que pasa a nuestro alrededor. Gracias a ellos descubrimos y conocemos el mundo que nos rodea.

Dejar que los niños jueguen libremente en la playa (siempre con las medidas de seguridad oportunas) les permitirá desde que son bebés descubrir nuevas formas, texturas y olores.  A partir de los 18 meses o 2 años, cuando tu niño ya ha adquirido autonomía y empieza a querer hacerlo todo solo, podremos ofrecerle nuevas propuestas de juego con los sentidos para que siga experimentando y aprendiendo con el medio natural en el que se encuentra. Además, en esta edad el lenguaje va apareciendo en todo su auge, con mayor vocabulario e incluso con pequeñas frases e historietas, permitiéndonos ofrecerle también oportunidades para aprender nuevas palabras relacionadas con la situación, el entorno, los procesos naturales, etc. Lee el resto de esta entrada

Los niños, son niños

¿Parece una frase sencilla verdad? Que digamos que los niños son niños ¿realmente es tan fácil? Pues no parece estar tan claro cuando observamos comportamientos que algunos adultos tienen con los más pequeños. Parece que se olvida que son niños, y a veces sin darnos cuenta, no les dejamos actuar como tales. Cuántas veces hemos escuchado “no hagas esto”, o “no toques” o “ese niño es torpe”. Lee el resto de esta entrada

Más juego, menos actividades extraescolares

Acumulación de trabajo para los niños puede implicar falta de juego y bajo rendimiento - Indi Retuerto

Esta pasada semana encontré un artículo muy interesante que firmaba Mayte Rius en el diario La Vanguardia. Trata sobre cómo los niños de hoy en día tienen la agenda semanal llena de actividades programadas fuera del horario escolar, y poco tiempo dedicado al juego. Algunos compañeros señalan la importancia de que los niños dispongan de tiempo libre para el juego espontáneo, que incrementa su creatividad y le enseña a ser autónomo en su propio ocio. Un niño que no juega, no aprende.

Desde mi experiencia personal, en la que fui una niña con muchas y muy exigentes actividades extraescolares, tuve la suerte de compaginarlo siempre con tiempo dedicado para el  juego, y coincido con este interesante artículo en la necesidad de aprender de forma natural a través del mismo. Las actividades extraescolares deben ser un estímulo lúdico para el niño, y nunca una obligación impuesta por la agenda de sus padres. Lee el resto de esta entrada